El lado millenial de los políticos

286

Por Edmundo Álvarez, Lautaro Andrada, Micaela Cabral, Melina Callebaut, Bianca Gregotti y Manuel Pegolo

Las vías clásicas de comunicación en las campañas electorales mutaron con el pasar de los años y ya no sólo se puede analizar los discursos de los políticos a través de la televisión, la radio y los medios gráficos. Las redes sociales son las verdaderas protagonistas ya que funcionan como una pieza vital para difundir las propuestas de los candidatos y para atraer votantes.

La apropiación y el sentido que le da cada político a Facebook, Instagram y Twitter reflejan los ejes de su campaña y la imagen que desea crear. En el caso de los opositores, como Roberto Lavagna, José Luis Espert, Sergio Massa y Alberto Fernández, divergen de manera notoria en su manejo.

Aunque Facebook ya no es la principal red social elegida por los jóvenes, aún reúne a un número importante de personas mayores de treinta años y cuenta con un espacio para publicaciones más extensas y profundas. Desde la política los diferentes candidatos de la oposición continúan usando este espacio de manera activa, con varias publicaciones por día.

En el caso del Partido Libertario, Jose Luis Espert comparte más o menos un video por día sobre algunas notas en los programas de televisión. Busca diferenciarse continuamente con la corrupción y condena al kirchnerismo; una de sus últimas publicaciones es una nota en diario Clarín que tiene como título una cita textual propia que dice: “presos los quiero”, en referencia a los ex funcionarios del gobierno anterior.


El que se ha diferenciado es Lavagna, puesto que ha dejado de lado esa plataforma. Eso quedó evidenciado en que su última publicación data del 12 de mayo, cuando aún sostenía su discurso sobre la unión y el consenso de la oposición y tampoco se conocía la fórmula compuesta por Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Aunque posteriormente activó otras cuentas de Facebook desde donde también hace campaña.

Sergio Massa, que irá como candidato a diputado por la provincia de Buenos Aires en la lista liderada por la fórmula Fernández-Fernández, publica entre una y dos veces por día comentarios sobre videos y notas de páginas web. Sobre todo, intenta promover una imagen constante de consejero, y su mensaje se centra en “las oportunidades de hacer un mundo mejor”. Se presenta como un defensor del país que se preocupa por el bien de todos. 

No caben dudas de que Twitter es la preferida por la gran mayoría de los candidatos para difundir sus mensajes, dado que se comentan los hechos y noticias más relevantes que suceden minuto a minuto en el país. 

Uno de ellos es Massa, quien desarrolló un estilo propio de escritura: redacta con oraciones cortas y con puntos aparte, como si fuese una poesía. Además, se muestra atento a cada detalle de la actualidad y mantiene la misma línea discursiva que en Facebook, felicitando a todos los gobernadores que han ganado las elecciones en sus respectivas provincias sin importar su partido político, en la búsqueda de ser empático y buen compañero con sus colegas.


Por su parte, Espert tuitea con una impronta muy personal. Sus comentarios suelen ser breves y recurre a menudo a la ironía y al sarcasmo para criticar al gobierno actual y al anterior.

La campaña política de Lavagna se transmite principalmente en su cuenta de Twitter. Alude a un discurso establecido y repetitivo: el pasado no funcionó y el presente está fracasando. #Consenso19 es su hashtag de propaganda que intenta instalar cada día para fortalecer su nuevo frente. Alberto Fernández expresa su opinión respecto de las noticias del día y, a diferencia de Massa, intenta fortalecer los vínculos sólo con aquellos cercanos a su sector. Refiere a las victorias de sus colegas partidarios y comparte imágenes y videos con multitudes, similares a los de su compañera de fórmula.

En Instagram, los candidatos toman diversas estrategias comunicacionales; desde las publicaciones diarias de Lavagna, que dan la impresión de estar guionadas y hacen una constante crítica a las políticas económicas del oficialismo e interactúa con promesas a sus seguidores, hasta los videos en formato selfie de Espert que se corresponden con sus publicaciones en Twitter. 

En cambio, a Sergio Massa se lo ve más pasivo en los últimos días, y sus publicaciones buscan mostrar su lado “íntimo”, junto a su familia. Por último, otro de los principales opositores que apela a la conexión más familiar es Alberto Fernández. Tal es así que posee un perfil exclusivo con material de su perro Dylan, mientras que a su vez recuerda a grandes figuras de la política latinoamericana contemporánea.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here