#Aguafuertes pandémicas

La suerte del respeto

En Claromecó están acostumbrados a verse a la cara y sonreír, porque sigue existiendo el “buen día”, “buenas tardes” y el “gracias”.

Yo no saludo ni soy saludable

Al principio de la pandemia, las formas de saludar se convirtieron en motivo de debate y preocupación. (Foto: Télam)

El fútbol está sobrevalorado

Intento sentir la emoción de ver un partido, pero no. Estoy cansado de ver las tribunas vacías. Tal vez toda mi vida viví en un engaño.

Algún tiempo pasado fue mejor

No estamos para andar juzgándonos, uno sigue tratando de sobrevivir a esta nueva normalidad. Todos estamos en la misma.

Hay días que no me nace prender la camarita

En mayo del 2020 pensaba que el encierro no dudaría mucho, pero acá estoy: haciendo otra nota para entregar online. Es como un déjà vu: todo se repite, pero no como antes.

Masa madre

¿Cómo puede ser que la masa madre haga moverse del sillón a miles para hacer preparaciones elaboradas o, simplemente, un pan casero con “alveolos”?

El Club de Los Cuatro

De vuelta en cuarentena, un corte de luz y una partida de dados pueden desafiar los frágiles equilibrios familiares.

La espera eterna

Para las familias de quienes trabajan en el sistema de salud, cada día es un nuevo encuentro con la incertidumbre. (Foto: Télam)

Cuarentena en la orilla del mar

En muchos pequeños pueblos argentinos las medidas de confinamiento se viven de otra manera que en la gran ciudad.

Confesiones de una persona inestable

¿Cuarentena en la ciudad o en el pueblo? ¿En familia o en soledad? A veces es difícil decidirse. (Foto: Unsplash)

Hiperfantasía

En cuarentena, no hay imaginación que alcance.

Nostalgia del pasado, miedo del futuro

La pandemia cambió la vida de todos de un día para el otro. Tres meses después, vaivenes entre la tristeza y la esperanza.