Entrevistas

“No lloré, fue un período de nada”

El guitarrista de Ojos Locos, la banda telonera de Callejeros en el show que terminaría en tragedia, prefiere no ahondar en lo sucedido aquella noche en República de Cromañón. “El trauma de aquella noche fue como un apagado de cerebro", explica.

“Todos tuvimos algo de culpa”

Desde el 30 de diciembre de 2004 a Javier Fornas los amontonamientos lo ponen nervioso, pero sigue eligiendo viajar en subte: “Me gusta probarme, sentir que eso no me controla”. En esta nota, ganadora del premio para primer año en el Concurso anual de TEA, Fornas apela a la autocrítica y asegura que a partir de Cromañón tiene otra conciencia sobre dónde está y qué hace.

“Cromañón me enseñó a vivir”

Martín Cornide tenía 16 cuando se convirtió en un sobreviviente, experiencia que lo marcaría para siempre. Hace seis años intentó crear un emprendimiento para poder viajar seguro a ver recitales que terminaría expandiéndose hasta ser una empresa de viajes de rock, otra de turismo y una productora. “Lo mejor que me pasó fue estar ahí”, asegura hoy.

“Creo que aquella noche me morí”

"Yo sólo era una fanática más en un recital de rock", dice hoy María Eugenia Macchi. La sobreviviente de uno de los desastres no naturales más conmocionantes de la historia argentina lleva consigo la marca de la tragedia pero no se deja tomar por ella: colabora con la ONG Familias por la Vida y decidió estudiar abogacía. "Para evitar que pasen más Cromañones”, explica.

“No me podía morir, no le podía hacer eso a mi...

Gustavo Pascual pudo escapar del fuego que el 30 de diciembre de 2004 consumió el boliche de Omar Chabán. También logró rescatar a la que entonces era su novia. Pero aquella noche en Balvanera perdió a una amiga y mucho más. “Yo no creía en los psicólogos hasta que pasó Cromañón", explica hoy, una década más tarde.

“Vi cómo mi vida se me iba de las manos”

Por ser la novia de uno de los Callejeros, el 30 de diciembre de 2004 Agustina González estuvo en República de Cromañón. Cree que sobrevivió al incendio gracias a un amigo que la salvó pero luego no pudo escapar. "Por muchos años viví con esa culpa, además del miedo”, relata una década después.

“Más que volver a nacer, siento que me desperté”

"Quiero devolver a la vida esta oportunidad que me dio, ayudando a personas que pasan por lo mismo”, dice Pablo Pettinaroli, uno de los jóvenes que logró escapar del fuego que el 30 de diciembre de 2004 hizo arder República de Cromañón.